lunes, 13 de febrero de 2017

DANZA ORIENTAL XIV (Folclore)

          Raks Melaya Leff/Laff (Iskandarani)

El verdadero nombre para esta danza es ‘iskandarani‘, aunque comúnmente se le llama ‘melaya leff‘, que significa literalmente ‘manto enrollado’. En el siglo XIX y parte del XX, casi todas las mujeres egipcias vestían una melaya enrollada en el cuerpo, encima de sus atuendos, siendo un signo de dignidad y respeto, hoy en día muy pocas mujeres siguen utilizándolo.

Proviene de Alejandría, Egipto. La melaya/melaia es un mantón de nailon o seda, en el que las mujeres se envuelven completamente, de pies a cabeza. Es una prenda de vestir modesta que las mujeres se ponen antes de salir de casa. Melaya, significa “trozo de tela” y la palabra leff significa “envolver, enrollar”; la traducción de melaya leff sería “trozo de tela enrollada”.

Según Farida Fahmy, la melaya es la prenda de abrigo que usaban las mujeres en Egipto hasta mitad de los años 60 del siglo XX, cuando se sustituyó por prendas confeccionadas más modernas. Se trataba de una pieza rectangular de tela de algodón o lana, a veces con mezcla de seda, siempre de color negro. Era una prenda que tenía mucha dignidad, e incluso algo de sagrado, que las mujeres de todo el país utilizaban para vestirse. Farida conserva la melaya de su abuela y bisabuela que llevaban bordados una especie de protección de versos coránicos.
                                              
Farida Fahmy con melaya

Se trata de una danza creada por la troupe Reda para representar a la mujer urbana egipcia con su vestuario. Lógicamente era teatro, pues la mujer de El Cairo no iba por la calle bailando. En la clase baja obrera se hacían gestos con la melaya que tenían un significado, y cuando en la troupe crearon la danza eligieron cuidadosamente los gestos, evitando lo feo, y el resultado fue algo muy refinado, que tuvo mucho éxito porque convirtió la melaya, en un vestuario muy elegante.

Esta danza realmente no tiene ninguna base folklórica real. Algunos autores señalan que fue ‘inventada’ por Mahmoud Reda para una película de su compañía, aunque sería mejor afirmar que lo que hizo Mr. Reda fue ‘reinventarla’ para adaptarla a los escenarios y darle el rango de danza popular egipcia; y digo reinventarla, porque ya en la década de los 40-50 sale reflejada en varias películas árabes de la época.

Otra teoría, quizá la más conocida, habla de la melaya como parte del vestuario típico de Alejandría. En esta ciudad portuaria, la danza se escenifica entre los pescadores y las mujeres del lugar. Los hombres se sientan junto a un café, bebiendo y fumando sus pipas de agua, y las mujeres compiten por su atención por medio de coqueteos. Finalmente, hombres y mujeres bailan juntos.

La principal característica de este baile es la naturalidad. La bailarina tiene que tener capacidad de manejar bien el velo para añadirle encanto y gracia. Es muy común que la bailarina actúe con chicles en la boca (tradicionalmente las egipcias mastican goma de miske), cante o diga algunas palabras en árabe mientras ejecuta su baile.

El vestuario de los hombres es el típico del pescador, que incluye un pantalón negro, un suéter, un chaleco de colores y un sombrero blanco de pescador. Bajo la melaya, la bailarina lleva un vestido normalmente de largo hasta la rodilla, con volantes de vivos colores. Como complemento lleva zapatos de tacón, y en la cabeza una banda decorada con flores o pompones. Llevar un velo semitransparente, tapando la cara, es opcional. Para las representaciones en teatros y auditorios la melaya lleva adornos dorados o plateados.


                                            melaya

La música para representar esta danza siempre es alegre y festiva. Los ritmos utilizados son el baladi o el maqsoum al 4/4. En tiempos recientes, la melaya se ha adaptado a canciones pop más modernas.

El vestuario que se utiliza suele ser un vestido corto o no muy largo (hasta la rodilla aprox.), que habitualmente lleva un dobladillo en diagonal con volantes. Este tipo de vestidos suelen llamarse ‘alejandrinos’. En esta danza, la bailarina también utiliza calzado, unos zapatos de tacón no muy alto llamados popularmente ship-ship por el característico ruido que hacen al andar al estar abiertas por el talón. La cabeza normalmente se adorna con un tocado de pompones o con una banda de flores, y la cara se oculta tras un velo semi transparente llamado burqa, aunque es opcional.

El elemento utilizado es la melaya, que es de tela negra y mucho más gruesa que el típico velo usado en la danza oriental. Puede ser toda lisa, aunque habitualmente suele estar adornada con lentejuelas por los bordes, incluso algunas llevan también una franja central con los mismos abalorios; también puede llevar moneditas doradas, plateadas o incluso de colorines.


La melaya se lleva enrollada en el cuerpo; durante la danza, la bailarina juega a cubrir y mostrar su cuerpo con coquetería. A veces, también la utiliza moviendola como un velo, o simplemente, se mantiene en la espalda mientras se juega con sus extremos, dándole a este baile el toque pícaro que lo caracteriza.

miércoles, 25 de enero de 2017

TRIBAL FUSIÓN XI

           Kami Liddle es una bailarina solista que inició su carrera a la edad de 4 años con clases de tap dance y de ballet. Después de haber participado en numerosos eventos de danza, a los 11 años se unió a una compañía como bailarina de jazz y de hip-hop, en la que estuvo hasta su traslado a Nevada.
                   
Kami Liddle

                Su primer contacto con el bellydance fue a los 17 años, en Reno, en donde conoció a su maestra Tahari, quien además de ser bailarina de hula, enseñaba fusión etno-cabaret. Fue allí en donde Kami se interesó por el American Tribal Style (ATS) y comenzó sus estudios a través de los vídeos instructivos de las Fat Chance Belly Dance.

                Posteriormente, en 1999, se unió al grupo de tribal fusión  Asha Belly Dancers con el que actuó en los eventos de Reno y en diversos festivales de Belly Dance en la Costa Oeste de Estado Unidos. Por aquel entonces, Kami empieza a hacer sus propias coreografías y aprovechaba cada ocasión que se le presentaba para actuar en solitario. Esto le ocasionó conflictos dentro del grupo y fue por esa razón que toma  la decisión de abandonarlo para dedicarse de lleno a su carrera como solista.

Asha Belly Dancers

                Durante esta época de desarrollo artístico, Kami obtuvo su título en Artes de la Universidad de Nevada, con énfasis en fotografía y danza. Asimismo, se graduó como bailarina y comenzó a dictar clases y talleres a nivel nacional y, posteriormente, a nivel internacional.

                Podría hablarse de Kami simplemente como una bailarina tribal; sin embargo, incorpora en sus repertorios otros estilos de danza en los que también se ha preparado, como la danza moderna, el hip hop, el jazz y el bhangra. Se considera una eterna estudiante y su máxima aspiración es seguir aprendiendo y expandir su repertorio.


                 Además de actuar en solitario, colabora y actúa con otras bailarinas. Por ejemplo, Kami es una invitada de rigor a todos los eventos de The Indigo, dirigido por Rachel Brice, ha trabajado con Samanttha Riggs, de Boom Boom Bollywood. En 2005, fue invitada después de una audición a unirse a las Bellydance Superstars (SDE), una compañía de danza compuesta por bailarinas profesionales y producida por la leyenda de la industria de la música Miles Copeland (director/productor de bandas como The Police, Billy Idol…). Comienza como bailarina principal, se convierte pronto en solista y empieza a contribuir en las coreografías. En 2007 se convierte en la directora de las Bellydancer Superstars Tribales, estando de gira durante 6 años y actuando en 18 paises. Mientras continúa desarrollando su carrera en solitario, viajando por el mundo para impartir talleres y cursos.

                En 2010, decide dejar las Bellydance y comienza a trabajar en colaboración con Zoe Jakes y Beats Antique, realizando una gira durante 2 años por EEUU con este grupo. Después de esto forma el grupo de danza Gold Star Dance Company a principios del 2013, con elementos modernos, de jazz, hip hop y ballet clásico.

Gold Star Dance Company

miércoles, 18 de enero de 2017

DANZA ORIENTAL XIII (Folclore)

        Raks Hagalla (3/4)Cuando uno habla del término hagalla, no solo se está refiriendo a la danza, sino también a su música, a la bailarina y a todo un contexto social. Podemos ver esta danza folclórica desde Libia a Egipto, y aunque es considerada una danza de los beduinos, no es patrimonio único de los miembros de esta tribu.

Hagallah proviene de la palabra ‘hagl’ que significa saltar o brinco. Es una danza de celebración que sucede en diferentes ocasiones cotidianas en las colonias de beduinos de Mersa Matruh en el occidente de Egipto, en regiones cercanas a Libia y Medio Oriente, relacionada con las danzas kaf (aplauso) y se realizan generalmente en épocas de casamientos, compromisos o de cosechas.

La bailarina es la figura principal, ella baila mostrando toda su gracia, riqueza y belleza frente a una hilera o un semicírculo de hombres y familiares que asisten, acompañando a la bailarina con cantos y aplausos. La hagalla es representada por una chica joven, vestida con túnica larga, y cuya cabeza y cara están cubiertas por un velo para proteger su honor y el de su familia. A partir de esta ceremonia la chica llevará velo en su vida diaria y pasará a estar disponible para el matrimonio.

Puede estar cubierta o semicubierta y a veces utiliza un pañuelo o una vara para bailar. Puede ser una familiar de la novia o también es usual que las otras mujeres de la familia se turnen para tomar el rol central. En ocasiones se trata de una bailarina profesional, en cuyo caso juega a bailar alrededor del hombre elegido sacándose sus joyas y brazaletes a cambio de brazaletes nuevos obsequiados por él.

No es una danza donde la mujer se gana al hombre para casarse, esto no sucede en la actual realidad, ya que los compromisos y casamientos están arreglados de antemano. En Libia, por ejemplo, la danza representa una celebración por la entrada a la edad adulta de una joven muchacha que baila cubriendo su rostro con un chal.

El hagalla es un ejemplo de la danza ritual social ya que ocurre en específicas ocasiones importantes de la comunidad. Los hombres y familiares, aplauden y cantan juntos mostrando su solidaridad, pero sin embargo, el elemento central es la bailarina, la mujer que se mueve enfrente de la línea de hombres, llamados kefafin, que aplauden y cantan. Hace una constante caminata licuada hacia arriba y abajo en línea frente a ellos o mueve sus caderas al ritmo marcado por los hombres, realizando el movimiento que conocemos por ¾ de shimmy, también llamado haggala, haciendo pasos muy pequeños.

          Puede tener una pequeña vara o bastón, o un pañuelo en sus manos. Si es un bastón, éste sólo es sostenido, ni rotado ni manipulado. La hagalla escoge a uno de los hombres para bailar durante un rato, pero es básicamente una danza solista de la chica. Los hombres cantan sobre cómo está creciendo y pronto será una preciosa mujer, lo maravillosa esposa y madre que será y lo afortunado que va a ser el hombre que se case con ella. La chica parará delante de uno de los jóvenes y le acercará el otro lado del pañuelo o bastón mientras ella baila a su alrededor. Él, posiblemente, le ofrecerá un brazalete como una especie de propuesta, pero normalmente es una representación o excenificación, porque el hombre delante del que se detenga puede ser incluso su hermano. No significa, en principio, una propuesta real de matrimonio. 
En caso de que la danza sea representada por una bailarina contratada para el evento, la chica escogerá al líder de los kefafin para bailar con él, y harán también la representación de la entrega de los brazaletes. En la alegre danza haggala, la chica lleva una falda con olanes en la cadera para realzar los movimientos.



Haggala

La mayoría de las representaciones de la danza haggala están basadas o inspiradas en la versión teatral de la Troupe Reda, dirigida por el Maestro egipcio Mahmoud Reda. Es muy interesante un artículo realizado por su esposa y famosa bailarina, Farida Fahmy, en un estudio de campo de los estilos folclóricos de Egipto donde ella cuenta que en 1965 tuvo la suerte de acompañar a su esposo a la provincia de Mersa Matruh y fue testigo de un evento de danza indígena que se llevó a cabo en varias ocasiones.

Según Farida este evento inspiró a Mahmoud Reda para realizar y llevar al escenario la danza hagalla en 1966, utilizando un movimiento tradicional de oscilación de caderas, que ella aprendió por imitación, y que con el tiempo lo agrego dentro el vocabulario de la compañía Reda como hagalla.

Musicalmente hablando, tradicionalmente es un estilo vocal y el ritmo únicamente se suele hacer batiendo palmas. Los cantos del hagalla constan de tres partes:
1. Shettaywa, o tema principal: que es cantado por todo el grupo (en esta parte es dónde se realiza la danza).
2. Ghennaywa: que es interpretado por el solista, o poeta, y al que responde el grupo.
3. Magruda: que es cantado por el solista y el grupo al mismo tiempo.

De todas formas, aunque no haya una música específica para el hagalla, se han creado diversas composiciones musicales para representar esta danza en un escenario. Con respecto a la música, generalmente se utiliza el ritmo malfuf por su estructura de dos tiempos con un corte, que se asemeja al 2/4 utilizado en las músicas regionales.

Cuando la danza es representada en el escenario, las bailarinas se visten de forma diferente a como lo hacen las mujeres árabes en realidad. En este caso, podemos ver que la bailarina lleva falda y sobrefalda con volantes, que le dan más amplitud y movimiento a las caderas, para poder apreciar mejor los movimientos de este baile; las mujeres tampoco van veladas. En el escenario a veces es común que la parte masculina no se halle representada.
Troup Mahmoud Reda


lunes, 16 de enero de 2017

jueves, 12 de enero de 2017

TRIBAL FUSIÓN X

                Mira Betz, la carrera multifacética de Mira Betz es un testimonio de su arte apasionado y de su deseo de crecimiento continuo. Desde hace más de 20 años es miembro activo de la comunidad de teatro y la danza y ha llegado a convertirse en una prestigiosa bailarina, coreógrafa, diseñadora e instructora en el ámbito de la danza tribal.

Mira Betz

                Inició su formación en belly dance cuando era adolescente al lado de respetados maestros; en 1996 estudia con Jamila Salimpour, Suhaila Salimpour y Katarina Burda. Y fue justamente bajo la dirección de Katarina que Mira se convirtió en miembro fundador, bailarina y coreógrafa de la exitosa compañía de danza étnica Aywah!, con la que desarrolló durante 10 años una sólida formación en danza contemporánea, tradicional y ritual.

                En 1998 va al extranjero para vivir y estudiar en Marruecos. Activa en el teatro, la danza y las artes escénicas desde hace 20 años, Mira se ha convertido en una reconocida bailarina, coreógrafay diseñadora de vestuarios. Recibe su BFA (Bachelor of Fine Arts, licenciada en Bellas Artes) de la Escuela de Artes y Artesanías de California. Posteriormente, sumaría a su curriculum estudios en salsa, jazz, flamenco y danzas nativas de marruecos.

                Su estilo es una fusión tribal muy suavizada y estilizada, lejos de los ecos tradicionales. En el momento de bailar se inclina por piezas clásicas llenas de elegancia y coquetería, lo que le permite ofrecer un espectáculo lleno de dulzura y encanto.

                Fue nombrada “instructora del año” por Zaghareet Magazine y es una las maestras más solicitadas. Ha sido invitada a participar en numerosos eventos de danza como bailarina, coreógrafa e instructora, teniendo el honor de interactuar con bailarinas como Rachel Brice, Jill Parker, Zoe Jakes, Elizabeth Strong, Heather Stants, Amy Sigil, entre otr@s.


                Colabora con el Barbary Coast Shakedown, un proyecto de danza oriental en el que participan varios profesionales que trabajan la instrucción intensiva con la actuación.
Babrbary Coast Shakedown (Mira Betz, Susan Frankovich, Sarah White y Jill Parker)

lunes, 9 de enero de 2017

DANZA ORIENTAL XII (Folkclore)

         Raks Ghawazee/Ghawazi (Danza Gitana)

Las gawazi son las descendientes de las tribus gitanas que poblaban Egipto. Aunque hay muchas y muy variadas teorías acerca del auténtico origen de estos pueblos, lo que es bastante claro es que eran de procedencia gitana, probablemente pertenecientes a los ‘nawar’, descendientes directos de los gitanos ‘rom’, que emigraron al sur de Egipto en la época medieval. Aunque con el paso del tiempo, estas cabilas gitanas que se afincaron en el Alto Egipto, representaban ya, una mezcla diversa de razas bastante alejadas de sus verdaderos orígenes.
               
                Las bailarinas ghawazee son las más próximas a las bellydancer, eran las bailarinas de entretenimiento en la India, muchas de ellas emigraron a Persia, en donde se convirtieron en bailarinas de la corte. Este pueblo se fue expandiendo, algunos hacia el este de Europa (rumanos), otros a España (gitanos), y otros llegaron al norte de África, instalándose en Egipto, a esta tribu es a la que pertenecían las ghawazee.

                Fueron una de las tribus danzantes más famosas en Egipto. Las mujeres se llaman ghazeeye y los hombres ghazee, pero el término ghawazee se refiere generalmente a las mujeres. Estas mujeres bailaban al aire libre, en el campo o en las calles y eran aceptadas por la sociedad hasta el 1700; en 1834, sus prácticas fueron prohibidas por el Islam, especialmente porque no llevaban velo en sus rostros y bailaban “desvergonzadamente” en público.

Eran mujeres pertenecientes a unas cabilas (tribus árabes bereberes del norte de África) egipcias, que se dedicaban al canto y al baile. Su radio de acción se situaba en torno al Delta del Nilo, especialmente en Sumbat. Eran nómadas y se desplazaban allá donde se celebraba un festejo. Además, de cantar y bailar, tatuaban, ejercían de adivinas y tocaban instrumentos, como la pandereta, el tamborín o los crótalos.


ghawazee

Fueron por muchos países, adaptando su música, cultura, baile, gastronomía… a los nuevos territorios a los que llegaban, pero siempre mantenían el deseo de entretener a la gente.

Con todas estas fusiones, se dio lugar a un tipo de baile que parecía que no estaba bien hecho, como arítmico. Por lo general tenían los brazos relajados en sus danzas, en donde la parte superior del cuerpo no era importante para el baile. En la parte superior iban poco decoradas, no llevaban el vientre al aire, tenían poco ornamento, sólo un pañuelo en la cabeza y algún collar.

Como iban por muchos países y territorios con distinta moneda, se hacían con dinero que no tenía valor en los nuevos países a los que se dirigían, por eso utilizaban esas monedas para decorar sus faldas de vuelo, voluminosas, y que con las monedas, cuentas y semillas que llevaban se movían de lado a lado bruscamente.

No eran bailarinas solistas, ya que intentaban incluir a todos en una misma comunidad, para bailar, festejar y entretenerse. Solían bailar a ras del suelo, sin escenario, para estar más en contacto con las personas.                                   

Las Ghawazee como grupo de mujeres que se estableció entre El Cairo y Alejandría tenían cierto lugar destacado en la sociedad, algunos viajeros podían diferenciarlas de otras bailarinas callejeras. En Egipto una bailarina profesional es llamada con el término ghaziya, singular de ghawazee, que significa en idioma egipcio ‘invasores, intrusos’. Eran encargadas de animar las fiestas populares y celebraciones sociales, acompañadas por músicos que pertenecían a la misma cabila, por magos, encantadores de serpientes, sufíes, acróbatas, etc.

Teniendo en cuenta que los músicos que tocaban para ellas utilizaban antiguos instrumentos como el mijwiz y el rebab, como se muestra en diversos tapices y dibujos de la época, podemos deducir que la música era bastante folklórica, como el saidi, el baladi…

Antiguamente, a principios del siglo XX, se las solía ver con amplios bombachos y con unos favorecedores vestidos superpuestos, abiertos con grandes escotes. El atuendo se completaba con grandes pañuelos anudados a la cadera. Al final del siglo XX, este vestuario se sustituyó por bodys de lycra y faldas con flecos, acompañadas de unas tiras largas y brillantes. También llevaban una especie de coronas enjoyadas en la cabeza y numerosos adornos con monedas.

La danza más representativa de las gawazi era el nizzawi o danza con bastones y el raqs al naasi, en el que las bailarinas se ponen en fila tocando los crótalos.


Hoy en día algunas bailarinas han querido recuperar las danzas gawazi e integrarlas en sus espectáculos, aunque éstas suelen tener poca tirada, ya que son bailes muy repetitivos que al cabo del rato, acaban cansando al público. Debido a esto, las bailarinas se ven obligadas a incluir más variedad de pasos para hacerlo más entretenido y vistoso.

sábado, 7 de enero de 2017

CLASES REGULARES 2017


Clases regulares con Eva Domínguez

TRIBAL
Patrones Crotales
Polinesio (Tahitiano)
Tribal Formato Jamila
ITS (Formato Meigas)
STS (Saada Tribal Style)
ATS (American Tribal Style)
Tribal Fusión (HipHop/Swing)
TMT (Técnica&Mantenimiento Tribal)

ORIENTAL
Bollywood
Folkclore Oriental
Egyptian & Turkish Style
Gipsy (Roman Havasi & Kalbelia)


Clases también para niñ@s!